Get In Touch

DIARIO DE HOGAR: PROBANDO LA LECHUGA KALE

martes, 22 de julio de 2014

Esta es una prueba de que las mejores recetas nacen cuando improvisamos y tenemos que usar lo que hay en la nevera.... Pero para ser honestos el mejor motor es el hambre!!! Si llega la hora de comer y de pronto descubro que no he preparado nada por estar haciendo mil cosas, no queda más remedio que una receta de 10 minutos: Pasta!

Y que hay en mi nevera? Ya les he contado que los domingos son día de mercado. Trato de comprar todas las verduras que ofrecen en el mercado orgánico y lo que no encuentro lo completo en la plaza. Tomate, cebolla, pimentón, apio, zanahoria, lechugas, huevos, calabacín, brócoli, coliflor… son algunas de las cosas que encuentro. Compro poco porque tenemos la dicha de poder ir cada fin de semana y tener ingredientes frescos.

Este domingo me ofrecieron lechugas Kale –col rizada-, la verdad es que nunca la había probado y como quería rúgula y se acabó antes de que llegara me animé y la compré. Perfecta circunstancia porque no imaginé que en mi bolsa llevaba a la Reina de los Vegetales!

La lechuga Kale es prima del brócoli, el coliflor y la col de Bruselas. Su nivel de fibra es alto y contrasta con su baja cantidad de calorías, es una fuente poderosa de antioxidantes y micronutrientes –todos estos protegen nuestras células-,  la col tiene niveles de hierro más altos que la carne de vaca lo que la convierte en un sustituto ideal si estamos disminuyendo la cantidad de carne en nuestra dieta, contiene más calcio que la leche de vaca y nos ayuda a prevenir problemas de osteoporosis.

Si incluimos la lechuga de kale en nuestra dieta estamos recibiendo grandes cantidades de vitamina C, cada 100 grs de esta col representa el 200% de la dosis diaria recomendada para un adulto! Vitaminas A, K, de esta última recibimos el 700% de la dosis diaria. Sus beneficios antiinflamatorios y sus propiedades depurativas han sido estudiados ampliamente. Es un anticoagulante potente.

Después de conocer todo esto no dude ni por un instante en incluir la col en mis recetas… y que mejor oportunidad que en la cocina de Lunes, donde está fresco y crocante!

En una sartén puse un chorrito de aceite de olivas, 2 dientes de ajo picados, 1/2 calabacín en rodajas, 1/2 taza de brócoli, 1 taza de tomates cherry y puse todo a dorar. Cuando estuvo listo -2 min después- agregué 1 taza de puré de tomate -puse un tomate grande en la licuadora- y dejé cocinar 2 minutos más... Para dar sabor añadí un par de hojas de albahaca fresca, sal y pimenta... Ya la salsa estaba lista!!!

Justo antes de preparar la salsa puse a hervir una olla con agua y cociné la pasta, 1 minuto antes de alcanzar el punto de cocción al dente, agregué las hojas de kale que había picado en trozos grandes –tiempo justo para que las hojas se pusieran tiernas y empezaran a brillar-.

Último paso... Cuando la pasta estuvo lista la pasé por un colador y la puse inmediatamente en la salsa caliente... A la mesa!!! Y este fue mi almuerzo-cena de edición rápida y limitada -porque solo usé lo que tenía en la nevera-...


Me alegra saber que la comida de calidad es una posibilidad cada vez más cercana a nuestra cotidianidad y que lo orgánico deja de ser estigmatizado por su precio. Tener ingredientes saludables es una realidad y tener un botiquín en la despensa es hoy más real que nunca! Feliz día para todos…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes