Get In Touch

BERENJENAS CROCANTES CON PARMESANO

lunes, 27 de enero de 2014

Un nuevo año que despertó hace casi un mes, nuevos proyectos que se asoman cada mañana por la ventana y como reza una foto que encontré: 365 oportunidades para ser felices.

He estado un poco lejos del blog, mucho más de lo que quisiera, pero como de todas las circunstancias siempre debemos tomar lo mejor, lo más importante es que he podido regresar y que he preparado muchas recetas, he podido explorar nuevas alternativas de alimentación que me permiten sentirme más ligera y seguir disfrutando de buenos momentos en mi cocina.

La berenjena en todas sus formas; la berenjena en la mañana, al medio día, en la cena… La berenjena como último antojo del día.  Esta receta es producto de explorar formas diversas de servir una verdura que no siempre es bienvenida en la mesa y que muchas veces cuenta con mala fama en la mesa latinoamericana. Sin embargo les puedo garantizar que esta receta llevará la berenjena al top 5 de su cocina!

Para 4 personas necesitamos:

-          2 berenjenas


-          2 cucharadas de sal


-          3 huevos


-          1 taza de harina


-          1 cucharada de orégano seco


-          2 tazas de miga de pan


-          1 taza de queso parmesano rallado


-          Un manojo de perejil liso picado finamente


-          4 dientes de ajo picados


-          Pimienta negra


-          Sal


-          ½ taza de aceite


Para la salsa:

-          4 tomates pelados


-          1 pimentón cortado en cubos


-          1 cebolla cabezona cortada en cubos


-          3 dientes de ajo


-          2 ramas de albahaca


-          1 cucharadita de sal


-          1 pizca de azúcar


-          Pimienta negra recién molida


-          2 cucharadas de aceite vegetal


Lo primero que debemos hacer, y este es el truco para enamorarnos de las berenjenas, es cortarlas en rodajas de 1 cm aproximadamente y cubrirlas con sal. Este proceso hace que el sabor amargo de la berenjena llegue a la superficie, a través de un sencillo proceso en el que la humedad busca mayor densidad. Cuando están listas? Vamos a ver 20 minutos después, puede ser antes, que las berenjenas se cubren con unas gotas de líquido oscuro, cuando esto suceda las ponemos en un colador y las lavamos bajo el chorro de agua fría. Este dato que viene a continuación es muy importante, sobre todo si queremos un plato con calorías limitadas. En una taza ponemos agua con hielo, suficiente para que cubra las  berenjenas y las sumergimos por 15 minutos. La berenjena contiene más o menos un 90% de agua, si las freímos directamente van a tener el efecto de una esponja y van a llenarse de aceite, sumergirlas en agua helada contrarresta este fenómeno.  15 minutos después las escurrimos y las secamos con un paño limpio.

Vamos a necesitar 3 tazas grandes: en la primera ponemos la harina que mezclamos con el orégano, la segunda tendrá los huevos batidos con un poco de sal, y en la tercera taza agregamos: la miga de pan, el queso, el perejil, el ajo, la sal y pimienta negra recién molida.

Este proceso es muy sencillo, vamos a enharinar las rodajas de berenjena y las sacudimos muy bien para quitar el exceso, después las sumergimos en el huevo y escurrimos, finalmente las pasamos por el pan y con ayuda de las manos pegamos la mayor cantidad de mezcla a la superficie de las berenjenas, deben quedar gorditas.

En una sartén grande de fondo grueso calentamos la mitad del aceite a fuego medio alto y cuando esté listo ponemos a dorar las berenjenas, las dejamos un minuto más o menos y damos la vuelta. Debemos tener listo un plato con papel absorbente para escurrirlas.

Secreto: el queso es muy importante para esta preparación, un parmesano en bloque de buena calidad es clave.

Para la salsa:

Esto lo podemos hacer mientras las berenjenas están con la sal. En una sartén grande ponemos todos los ingredientes excepto la albahaca. Doramos a fuego muy alto y revolvemos constantemente para evitar que se queme o se pegue. Dejamos enfriar y llevamos a la licuadora o al procesador, cuando la salsa este suave la llevamos de nuevo a la sartén  y agregamos la albahaca. A fuego medio bajo cocinamos por 3 minutos, revisamos que la sal y la pimienta estén en su punto y apagamos.

Para servir:

En un plato –lindo- ponemos las berenjenas y acompañándolas en una taza ponemos la salsa, decoramos con una hoja de albahaca. Lo demás será el inicio de una historia de amor que recordarán siempre. La berenjena y yo hoy somos una pareja inseparable. Esta receta funciona muy bien como entrada, pero si quieren presentara como plato fuerte pueden acompañarla con hojas de lechuga variadas, rodajas de tomate y queso bocconcini de búfala; Esto será suficiente para una cena ligera. 

No puede faltar una banda sonora para esta receta.  Este grupo me encanta!!! Beirut…



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes