Get In Touch

RECETA DEL DÍA: TOSTADAS FRANCESAS

domingo, 24 de noviembre de 2013
-      
   
    Cada momento del día tiene personalidad… Las mañanas en mi cocina huelen a  café, a dulce, a canela, a optimismo, a posibilidad. El desayuno te prepara para las sorpresas que te trae el día pues a pesar de programar y agendar cada fecha, con la certeza de que todo ocurrirá en un orden  específico, cada día se encarga de ponernos de frente con lo que escapa de nuestras manos, de nuestra lógica.

Hoy mi cocina se despierta con tostadas, chocolate caliente, jugo, fruta, queso, huevos! Se despierta con intención. Cualquier mañana puede ser un amanecer de domingo, una receta recomendada para los que creemos que la vida hace todo posible.

Les confieso que las tostadas francesas no eran mis favoritas… Tal vez necesitaban una oportunidad y encontrar los ingredientes correctos. Después de probarlas es imposible ignorarlas y me acompañan cada semana! Un desayuno para compartir.

Ingredientes:

-          8 tajadas de pan de molde
-          1 ½ taza de leche
-          1 rama de canela
-          2 cucharadas de miel
-          1 cucharada de azúcar
-          2 huevos
-          1 cucharadita de canela en polvo
-          1 cucharadita de esencia de vainilla
-          1 pizca de sal
-          1 cubito de mantequilla sin sal

Todos los ingredientes son importantes para preparar esta receta pero el pan es el protagonista. Debemos encontrar un pan de corteza suave y corazón consistente… que no sea demasiado esponjoso. Lo compramos y dejamos guardado por uno o dos días para que esté un poco duro. El pan de molde es un pan rectangular (muy parecido al pan que usamos para hacer emparedados) pero un poco más grande, por lo general viene cortado pero si no es así debemos cortar porciones de 2 cm de ancho aproximadamente.

En una olla ponemos a calentar la leche, agregamos la canela en rama, la miel y el azúcar. Mezclamos para incorporar todos los ingredientes y cuando alcance punto de hervor apagamos. Dejamos reposar hasta que la leche esté fría. En este momento ya la leche está llena de sabor y color! Llevamos la leche a un tazón grande y añadimos los huevos, la canela en polvo, la esencia de vainilla y la pizca de sal, debemos batir muy bien para que todo se mezcle.

Ahora debemos coordinar todo en la cocina. En una sartén grande y anti-adherente ponemos un trocito de mantequilla y lo derretimos a fuego medio alto.  Al mismo tiempo en otro lugar de la cocina sumergimos el pan (una porción a la vez) en la mezcla, por esto es importante que el pan este un poco duro para que pueda absorber el líquido sin quebrarse. Escurrimos un poco y volvemos a la estufa. Ponemos el pan en la sartén y tapamos. Revisamos que el fuego esté a nivel medio y esperamos pacientes a que los bordes que  están en contacto con la sartén estén dorados, con la ayuda de una palita damos la vuelta al pan y dejamos dorar por el otro lado, pero no tapamos la sartén. Porque tapar y destapar al final? Cuando tapamos el centro del pan se cocina, queda suave y la mezcla se funde con la masa, cuando destapamos doramos y además el exceso de líquido se evapora. El resultado: una tostada crocante por fuera y muy suave por dentro. Cuando esté lista la tostada la llevamos a un plato y espolvoreamos con un poquito de canela y azúcar pulverizada. Repetimos el procedimiento con todas las porciones.

Espero que recuerden esta cocina cuando el olor a miel y canela esté por todas partes! Pueden acompañar estas tostadas con una gran taza de café, a la que prefiero no agregarle azúcar… Espero que disfruten esta receta y la preparen muchísimas veces, gracias por visitar esta cocina.

1 comentarios:

  1. Leyendo este blog he quedado encantada, se nota El Amor que tiene su autora en todo lo que prepara, Se nota también la cultura elevada que posee. Gracias por compartirnos sus conocimientos de manera tan amena. Gracias.... Gracias

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes