Get In Touch

RECETA DEL DÍA: LECHE DE ALMENDRAS

sábado, 28 de septiembre de 2013


La búsqueda de alimentos saludables me ha llevado por un camino extraordinario… Me aleja de los supermercados y me regresa al lugar al que por esencia pertenezco: la cocina.

Me cuesta suprimir algunos alimentos de mi dieta, entre ellos los lácteos.  Qué hacer entonces?  Recibí de una gran amiga un buen consejo, encontrar el justo punto medio en el consumo de cualquier alimento es la clave para poder consumirlo sin sufrir privaciones en un par de años.  Qué alivio!!! Ahora a buscar el punto medio, gran tarea.

Creo que una de las formas de encontrar el equilibrio es buscar alternativas para reemplazar algunos alimentos, o por lo menos los de mayor consumo.  La leche en mi hogar es como oro líquido, me sorprende descubrir la cantidad de litros que consumo semanalmente, así que este era un buen frente para empezar. 


Hice algunos intentos, fallidos todos, de preparar leche de almendras… y abandoné. Ni el sabor, ni el aspecto, nada salía bien.  Sin embargo, tuve la fortuna de participar en un taller que sobre comida vegana dictó Margarita Ortega en el marco de Festiver: Festival de Cine Verde de Barichara.  Todo fue más sencillo, la probé y hoy una gran cantidad de semillas doradas reemplazan litros y litros de leche…Porque esta receta ha sido todo un éxito en mi hogar he querido compartir con ustedes el paso a paso de esta preparación.  Insisto que este fue un regalo de Margarita Ortega que recorre un camino de salud y armonía en su vida; para ella es todo el reconocimiento.

Para preparar un litro de leche necesitamos:

-          1 taza de almendras

-          2 tazas de agua corriente
-          1 litro de agua mineral
-          1 cucharadita de vainilla
-          1 cucharadita de canela

En la noche ponemos a remojar las almendras en dos tazas de agua corriente…. Nos despedimos de ellas y las revisamos en la mañana.


Lo primero que vamos a notar es que el agua está un poco oscura.  Retiramos el agua y lavamos las almendras.


Ponemos a escurrir las almendras sobre un paño limpio, y con ayuda del mismo paño vamos a retirar la piel que las cubre.  


Si nos cuesta trabajo hacerlo podemos sumergir las almendras durante 3 minutos en agua caliente (no más que eso para evitar que pierdan sus propiedades).


Cuando todas las almendras estén limpias las llevamos a la licuadora con 1 litro de agua mineral. Porque agua mineral? La verdad es que el agua muchas veces contiene grandes cantidades de cloro  y si queremos preparar una bebida saludable es importante tratar de controlar todos los elementos.


Licuamos por 2 minutos a velocidad alta… vamos a ver como todo dentro de la licuadora es magia, aparece frente a nuestros ojos la leche.


Como no tengo un cedazo (colador de tela) usé un trozo de tela limpia y lo ajusté a una jarra con un elástico.  Debemos pasar todo el contenido de la licuadora a través de la tela y después apretar muy bien para extraer todo el líquido.


Ya en la jarra agregamos la vainilla y la canela, si les gusta que la leche sea  dulce, en el Taller de comida vegana, nos recomendaron agregar un poco de miel de abejas o miel de agave. Si están en Bogotá La Ecotienda es un buen lugar para comprar los ingredientes.



El color, el sabor, pero sobre todo el contenido nutricional de esta leche es maravilloso.  Receta recomendada!!! Yo la guardo en la nevera en una jarra de vidrio y se conserva bien por dos días.  

Van a encontrar que dentro de la tela que usan para exprimir las almendras queda un polvo, yo lo mezcle con avena en hojuelas y resultó un exfoliante increíble.  Espero que preparen esta receta y me sigan acompañando en la búsqueda del perfecto punto medio. 

2 comentarios:

  1. saludable, en lugar de tomar leche de origen animal, podemos llenarnos de salud y energia con esta receta. Gracias por compartirla

  1. Anónimo dijo...:

    ññññññññ

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes