Get In Touch

RECETA DEL DÍA: PAPAS BRAVAS

viernes, 16 de agosto de 2013


Tanto tiempo en la cocina ha significado para mí tener nuevas experiencias, me siento más involucrada con el proceso natural que implica cocinar, quiero innovar, sorprender, quiero tiempo para poder preparar todas las recetas que esperan por ser descubiertas en mi gran colección de recortes, en mi colección heredada.

Cuantas recetas que leemos y guardamos para un momento especial, sin reconocer que cada día es eso: Un día especial.  Tengo cientos tal vez miles, sin temor a exagerar, de recetas guardadas sin preparar… quisiera tener la determinación Julie Powell, de la película Julie and Julia, la recuerdan? Julie en el 2002 se propuso preparar las 524 recetas del libro de Julia Child, una mujer que en la década de los 50 se fue a vivir a Paris y descubrió en la cocina su mejor compañera, y en los años 60 escribió el famoso libro de cocina  "Mastering the Art of French Cooking"… Julie decidió compartir la experiencia, de preparar cada receta, a través de un blog  y fue así como construyó una relación íntima y genuina con la cocina… fue así como descubrió quien era.

Así como Julie preparó cada receta con curiosidad y esmero espero darle vida a mi biblioteca de cocina… cuantas horas invertidas en recortar o escribir recetas y guardarlas como  un tesoro, un tesoro al que le falta aire, agua, fuego y vida para tomar forma. Alcanzo a imaginar la emoción de encontrar nuevos secretos, nuevas preparaciones… emoción que hoy huele a nostalgia y que espero convertir en sensaciones diarias y reales para mi familia y amigos. Un tributo a tantas letras que hoy reposan guardadas en viejas carpetas.

De un recorte suelto y algo olvidado… rasgado por los años, llega esta receta que con un toque de hogar acompaño una tarde de costurero, una tarde de celebración.  Siendo fiel a la improvisación que muchas veces nos acompaña en la cocina le añadí un par de ingredientes a esta preparación.

Para seis personas necesitamos:

-       2 libras de papa
-       Un limón partido por la mitad
-       6  tomates muy rojos cortados en mitades
-       2 pimentones medianos cortados en 4 pedazos
-       3 dientes de ajo enteros
-       ½ taza de puré de tomate
-       ¼ taza de salsa de tomate
-       1 cucharadita de paprika
-       1 cucharadita de condimento cajún
-       1 cucharadita de perejil liso picado
-       Sal
-       Pimienta negra recién molida
-       4 cucharadas de aceite vegetal

Lo primero que debemos hacer es lavar muy bien las papas, con la ayuda de un cepillo retiramos cualquier acumulación de tierra que puedan tener, las escurrimos y las cortamos en cubos de 2 cm aproximadamente.  En una olla grande ponemos las papas y las cubrimos con agua, agregamos media cucharadita de sal, el limón, tapamos y dejamos que se cocinen por 10 minutos (Para qué sirve el limón? Alguien me dijo que el limón nos ayuda a retirar cualquier impureza que quede en la cascara de la papa y la limpia).  Apagamos el fuego, escurrimos las papas y dejamos reposar.  Llevamos las papas a una refractaria, agregamos dos cucharadas de aceite cuidando que todas las papas queden impregnadas, espolvoreamos pimienta negra recién molida y llevamos al horno por 25 minutos a 230 grados centígrados o hasta que estén doradas y crujientes.

Aparte en una sartén ponemos a calentar, a fuego muy alto, dos cucharadas de aceite y agregamos los tomates, los pimentones y los ajos, dejamos dorar por 3 minutos, sin dejar de revolver.  Tapamos y bajamos el fuego a nivel medio, dejamos cocinar por 10 minutos más.  Mezclamos con una cuchara de palo y añadimos el puré, la salsa de tomate, la paprika y el condimento cajun; mezclamos, tapamos y dejamos cocinar por 10 minutos más a fuego bajo. Al cumplir el tiempo de cocción destapamos y dejamos reposar por 10 minutos. Llevamos a la  licuadora y procesamos hasta obtener la consistencia de un puré suave y brillante,  regresamos la salsa a la sartén, sal pimentamos y ponemos al fuego por 3 minutos más.

Ahora debemos mezclar la salsa con las papas, que salieron del horno muy crocantes, añadimos una taza de la salsa y mezclamos bien hasta que todo este incorporado, agregamos una cucharadita de perejil liso picado y servimos inmediatamente… Un poco ahumado, un poco picante, un sabor que nos da la bienvenida a la celebración!!! Buena compañía para estas papas: albóndigas, una copa de vino tinto y por supuesto buenos amigos.

Con la ilusión de dar vida a tantas letras escritas con dedicación y que han sido guardadas durante tanto tiempo me despido para encontrarme muy pronto con todos ustedes en el mejor lugar de mi hogar… La cocina. Y como me gusta tener siempre música a mi lado les comparto esta canción que descubrí hoy y es perfecta para una tarde fría.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes