Get In Touch

RECETA DEL DÍA EN UN LUGAR CON ENCANTO: TOMATES SECOS AL SOL PREPARADOS EN BARICHARA

sábado, 22 de junio de 2013

Llego el verano y con el verano el sol, la tierra roja, el cielo muy azul… porque hay un lugar en Colombia donde las nubes esconden las copas de los árboles en las mañanas mientras el cielo se llena de luz.  Este lugar se llama Barichara, el escenario perfecto de una vida apacible que se construye cada día en armonía con quienes somos y quienes queremos ser, los sonidos del viento, el olor a amanecer, el agua bañando los jardines y después el sol que se asoma por cada rincón.  En este escenario solo una cocina nostálgica puede surgir para hacer de la comida un placer para el cuerpo, un remedio para el espíritu, un pretexto para la felicidad.  Y una terraza abierta donde el sol y la brisa se conjugan para transformar los sabores de la tierra.

Preparar tomates secos al sol es una aventura que todos podemos disfrutar.  Solo necesitamos una estructura sencilla de madera (dos marcos amplios) cada uno de ellos unido por una malla fina de lienzo que sujetamos usando ganchos metálicos de cosedora, el siguiente paso es sujetar tres pares de bisagras pequeñas que nos permiten cerrar la caja.  Si tenemos, una terraza o un jardín grande, lo ideal es hacer una estructura de 1.20 x 50 cm, si el espacio de nuestra casa es reducido podemos tener una caja de 60 x 30 cm.  

Para preparar los tomates estos deben estar maduros pero firmes al tacto, los lavamos y secamos con un trapo seco.  Cortamos láminas delgadas y las organizamos en la malla interior de la caja, cuidando que tengan espacio entre ellas.  Sobre cada una de las láminas agregamos un poco de sal marina y una hierba aromática (preferiblemente de naturaleza leñosa) como romero, tomillo o laurel.  Cerramos la caja y de esta manera evitamos que los insectos se posen sobre los tomates.  Viene la mejor parte de esta preparación paciencia para ver como la sal, el sol y la brisa trabajan…. La sal ayuda a que el proceso de absorción de la humedad de los tomates sea más rápido, al final tenemos un tomate que ha perdido el 90% de su peso original. 


En las mañanas cuando el sol se asome debemos llevar la caja a un lugar donde reciba la luz de manera directa  y este ventilada, en la tarde la guardamos en un lugar seco para que la brisa de la noche y el rocío de la mañana no humedezca los tomates… solo tres o cuatro días después tenemos nuestros tomates listos, los podemos guardar en un frasco cerrado y disfrutarlos en ensaladas, panes, pastas…. Espero que puedan prepararlos y espero pronto una terraza llena de sol y de vida.  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes