Get In Touch

VAMOS A COMPRAR TÉ

jueves, 24 de enero de 2013

Antes de ir a comprar...

Cuando vamos a comprar té encontramos una amplia oferta que empieza en los supermercados con una gran variedad de té en bolsitas, hasta los mercados de té especializados que nos ofrecen té en hoja o té en hebras. Que es mejor?  Cada una de las presentaciones nos ofrece puntos a favor y en contra, lo importante es conocerlos y comprar un producto que nos deje satisfechos...



TÉ EN BOLSITAS

El té en bolsitas puede ser la presentación más conocida y usada en occidente. Encontramos en el mercado marcas de gran trayectoria y respaldadas por productos de altísima calidad que compiten con las otras presentaciones de té. Sin embargo para adquirir un buen té es necesario hacerlo solo si tenemos la certeza de que el producto ofrecido corresponde al verdadero contenido de la bolsa. Y como lo sabemos? No es una tarea fácil, es importante adquirir marcas de tradición que nos garanticen la calidad del producto y, aún en esta situación no siempre obtenemos una bebida que sea fiel al sabor, color, aroma y propiedades del té. Por esto siempre encontraremos en nuestras ciudades tiendas que nos venden te en bolsas de muy buena calidad. Que debemos ver en las bolsas? Es muy importante que estas sean lo suficientemente amplias para que las hojas del té puedan flotar. Hoy día encontramos materiales y formas diferentes que son bellísimas y que constituyen un placer para los ojos. Hay que leer muy bien si el producto tiene algún tipo de mezcla y hay que ser reservado frente a productos que se ofrecen como parte de tratamientos para adelgazar, generalmente no estamos hablando de las mismas variedades de té y nos encontramos con efectos secundarios poco agradables. Hay que considerar que el uso de estas bolsitas es muy útil y su preparación es mucho más rápida, esta es una ventaja considerable sobre la presentación del té en hojas o hebras.


TÉ EN HEBRAS

El té en hebras, o té de hojas enteras, es la presentación más popular en la cultura oriental y permite obtener todo el sabor, el aroma, el color y las propiedades de un té de buena calidad. El manejo del producto, la conservación y la seguridad de la procedencia, pueden garantizarnos que estamos adquiriendo un té de primera calidad. Vamos a sumarle a todo esto el placer de hacer parte de un ritual milenario, en el que no podemos olvidar el respeto por el producto que nos ofrece la naturaleza. Es cierto que el valor es un poco más alto, pero en relación costo-beneficio este es un precio que se justifica. Las variedades que nos ofrecen también son muy amplias y tenemos la oportunidad de escoger el tipo o los tipos de té que queremos consumir. Por otra parte, es muy importante considerar las condiciones y tiempo que el té requiere según su variedad para conservarse de manera optima y no perder las propiedades ni las características de aroma, sabor y color. Si optamos por adquirir diversos tipos de té podemos empezar por comprar 50 gramos de cada uno de ellos y tratar de consumirlos en el menor tiempo posible. A excepción del te rojo, que como ya dijimos se conserva muy bien con el paso de los años, las otras variedades son muy sensibles a variables como la luz y la humedad y no deberíamos conservarlas por más de seis meses.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes