Get In Touch

MANOS A LA OBRA!!!

lunes, 21 de enero de 2013


Después de llegar del mercado podemos dejar descansar las flores durante 30 minutos en un lugar iluminado pero sin estar expuestas de manera directa al sol o al frío intenso. Durante este tiempo de reposo podemos poner en el agua de las flores un poco de azúcar, les encanta!!!  Cuando compramos hortensias las podemos poner directamente dentro de agua fría, es casi mágico el efecto.



Dar un orden a la elaboración de nuestros arreglos de flores, como empezar a elaborarlos teniendo en cuenta su ubicación de afuera hacia adentro de la casa -empezando con el jarrón de bienvenida y terminando en la decoración de los baños, o los arreglos de las zonas sociales primero-, nos permite marcar una tendencia en la decoración y escoger los colores y las cantidades de flores a utilizar en cada uno de ellos.



Tomamos las flores, las disponemos sobre una mesa o superficie resistente al agua y llenamos el jarrón o la base con agua fresca, debemos empezar a construir el arreglo dando a cada flor el protagonismo que merece. Esto quiere decir que hay que tomarse el tiempo suficiente para organizar las flores.

Se retiran los pétalos que se encuentren en mal estado, se corta en diagonal el tallo de la flor con unas tijeras de jardinería preferiblemente. Tratemos de realizar el corte lo más limpio y amplio posible, esto nos garantiza que la flor tendrá una buena hidratación.








Debemos decidir si usamos oasis como base de nuestros arreglos, esto depende del jarrón que vamos a usar, si este es de vidrio o no, del peso de las flores, de la resistencia del tallo y de otras variables que definen el resultado final del trabajo. Si decidimos usar oasis es importante recordar que debemos hidratarlo por lo menos durante una hora.



Empezamos a disponer una a una las flores, siempre teniendo el largo de una flor como referencia para cortar las siguientes. Debemos saber si el arreglo va a tener solo un lado por el que se pueda observar o si por el contrario vamos a ubicarlo en un lugar en el que se ven todos sus lados. De ninguna manera esto justifica que el arreglo este desprolijo, siempre, aunque no parezca verse, todo lo que hagamos debe tener un lindo acabado.



Podemos hacer el jarrón teniendo en cuenta un modelo previo que hayamos visto y nos guste, no es necesario tener la misma variedad o color de las flores pero es posible aproximarse.  La inspiración puede surgir de cualquier imagen, que tal un cuadro?

Crear un diseño propio es mucho mas fácil de lo que imaginamos, procuremos buscar un punto de inspiración, una emoción, o simplemente dejarnos llevar por la sensibilidad especial que tenemos, garantizado es la mejor herramienta, siempre funciona...



Finalmente, y después de disponer todas las flores, si así se requiere, agregamos el follaje, de esta manera no tendremos excesos y podemos cubrir los lugares que lo necesiten.

Las flores deben lucirse, son las protagonistas, nosotros transmitimos el mensaje pero debemos permitir que ellas hablen. Los arreglos muy elaborados, sin movimiento, estructurados en exceso están bien para decorar espacios públicos, en nuestro hogar debemos transmitir emociones, esto nos permite que cada espacio este decorado con muy buen gusto pero con mucha sensibilidad.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes