Get In Touch

EL ARTE DE PREPARAR EL TÉ

jueves, 24 de enero de 2013



Para preparar el Té hay que tener en cuenta la variedad que vamos a usar, esto define el tiempo de infusión, la cantidad de té por taza, el número de infusiones posibles, la hora del día en que lo vamos a servir y muchas otras variables. 

Preparar el Té se convierte en un arte ritual. Los rituales de preparación del té de China y Japón  son ceremonias complejas en las que se mezclan elementos culturales muy arraigados que incluyen espacios para tomar el té, utensilios particulares: teteras, tazas y mesas especiales de bambú o esterillas de arroz, y formas específicas de tomarlo que dan sentido y completan la ceremonia. Se considera además una actitud de respeto hacia el anfitrión y hacia el té, actitud que lo convierte en un vehículo para alcanzar estados de tranquilidad y meditación, un encuentro con la naturaleza y con nuestra esencia...




EL AGUA PARA EL TÉ


Preparar el té con agua mineral, agua embotellada, nos garantiza que el sabor del té no se va a alterar por la cal y el cloro que muchas veces contiene el agua del grifo. Sin embargo tener agua mineral en casa no es siempre posible, podemos dar un manejo especial al agua corriente, y hacer que sea adecuada para preparar el té. Medimos dos tazas de agua -500 ml- y las ponemos en un recipiente de acero inoxidable, la llevamos al fuego durante ocho minutos, después de hervir la bajamos del fuego y la dejamos reposar cinco minutos aproximadamente. Que conseguimos con este proceso? llevar el agua a ebullición permite que los niveles de cal y cloro disminuyan y no alteren el sabor de nuestro té; al dejar el agua en reposo la temperatura disminuye a 60 u 80 grados centígrados, que es la temperatura ideal para un proceso de preparación óptimo.

Que hacemos si decidimos usar agua mineral? Es muy sencillo, cuando el agua que hemos puesto a hervir muestre sus primeras burbujitas la bajamos del fuego y la utilizamos de inmediato. Fácil muy fácil.

Durante este proceso podemos calentar la tetera o la taza en la que vamos a poner el té, agregando agua caliente adentro y afuera, este proceso nos permite mantener la temperatura del recipiente.





TIEMPO DE INFUSIÓN


El tiempo de infusión depende directamente de la variedad de té que estemos usando.  A continuación vamos a encontrar una lista que nos sirve de referencia. Recordemos siempre, vale la pena insistir, el agua se agrega al té. Solo en el caso del té floreciente el té se agrega al agua caliente, lo voy a repetir mucho porque es clave.


1. El té verde se deja en infusión durante 3 minutos, después de este tiempo se retira el filtro en el que se encuentran las hojas o se pasa por un colador y se sirve. Podemos repetir este mismo procedimiento tres veces, como máximo, teniendo en cuenta que cada vez el tiempo de infusión debe ser más largo, 3, 4 y 5 minutos respectivamente. La infusión que vamos a obtener siempre será más clara y de sabor suave. Con el té verde debemos tener especial cuidado pues si dejamos las hojas más tiempo del permitido puede tornarse un tanto amargo, y eso simplemente no nos gusta.

2. El té negro requiere un poco más de tiempo de infusión, 5 minutos aproximadamente. La temperatura del agua puede estar 20 grados por encima de la que necesita el té verde, así que si usa agua mineral la temperatura ideal se puede determinar contando dos minutos después de que veamos las primeras burbujitas que suben a la superficie. El sabor del té negro es mucho más fuerte y profundo, hay quienes lo prefieren más suave, en este caso se debe hacer una primera infusión que solo dure 1 minuto y desecharla y se procede de nuevo.

3. El té azul o el té Oolong requiere un tiempo medio de 4 minutos en infusión, si queremos un sabor más suave o más fuerte podemos aumentar o disminuir el tiempo de infusión en 1 minuto.

4. El té rojo requiere de 3 a 5 minutos de infusión de acuerdo al grado de concentración que deseamos que tenga el té, sin embargo no deberíamos exceder este tiempo pues las hojas se oxidan y el sabor térreo del té se intensifica. La temperatura del agua debe alcanzar los 90 grados centígrados, esto significa que debemos como en el caso del té negro dejar hervir el agua dos o tres minutos después de que ha soltado las primeras burbujas.

5. El té blanco es tal vez la variedad que requiere menor tiempo de infusión. 2 minutos en agua, que no supere los 80 grados, serán suficientes para obtener el mejor sabor y aroma de este té.

6. El tiempo de infusión del té de florecimiento lo determina cuanto demoran en abrir todos los brotes y dejar al descubierto la flor del interior, este proceso de infusión se puede repetir 3 veces, de manera que en total podemos obtener unas 12 tazas, por cada bolita de té, de un aroma y sabor irrepetible.

7. El tiempo de infusión que requiere el té aromatizado dependerá de la variedad de té que se ha      utilizado para realizar la mezcla, pero no supera los 8 minutos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer parte de este Hogar con tus comentarios y aportes